¡No más pérdidas de orina! Ponte en marcha para solucionar la incontinencia urinaria

¡No más pérdidas de orina! Ponte en marcha para solucionar la incontinencia urinaria

¿Estas aburrida de esas pequeñas pérdidas de orina? Es el momento de decir basta a este problema. Debes tener claro que la incontinencia de orina no es normal, aunque sea un problema frecuente; y que se puede prevenir y tratar.

¿Sabes que nos afecta el doble que a los hombres?. Esto ocurre debido a que en la mujer, el embarazo, el parto y la menopausia afectan a los órganos implicados en la incontinencia (vejiga, uretra y a otros músculos que los sostienen). Además, la uretra de la mujer es más corta que la del hombre, lo que supone un mayor riesgo de este problema.

La incontinencia de orina es muy común y especialmente durante la menopausia probablemente debido a los cambios hormonales (más de 4 de cada 10 mujeres tienen incontinencia urinaria).

Quiero ayudarte a poner solución a tus pérdidas de orina.

¿Qué es la incontinencia y qué tipos hay?


La incontinencia urinaria es la pérdida de control de la vejiga que produce escapes de orina. No es una enfermedad, sino un síntoma producido la mayoría de las veces por la debilidad de los músculos del suelo pélvico.

Puede acompañarse de otros síntomas como: presión o pinchazos en tu zona pélvica con necesidad urgente de orinar, necesidad de ir al baño más de lo normal (más de ocho veces al día o más de dos veces en la noche) o escapes de orina por la noche.

Para entender porqué ocurre, debes conocer cómo es el proceso normal. Tu orina se produce en los riñones, se almacena en la vejiga y pasa al exterior por la uretra.

Todo este sistema está perfectamente sincronizado, para que cuando se llene la vejiga de orina, te avise y des la orden a sus músculos para vaciarla y relajar el músculo de salida de la uretra (esfínter) para hacer pis.

Parece fácil, pero es un mecanismo complejo en el que entran en juego todos los órganos del suelo pélvico y el conjunto de nervios que lo ponen en marcha.

Cualquier fallo en este mecanismo puede ocasionar pérdidas de orina: Si el esfínter no es suficientemente eficaz, o si hay afectación de los nervios que controlan la vejiga y la uretra, puede producirse la incontinencia urinaria.

En las mujeres, los dos tipos más comunes de incontinencia urinaria son la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia, que también se conoce como vejiga hiperactiva. Cuando se combinan las dos se llama “mixta”.

1.La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando los músculos del suelo pélvico están debilitados y cualquier esfuerzo como toser, estornudar o reír, pueden causar escapes de orina.

2.Con la incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva tienes una necesidad repentina de hacer pis y no te da tiempo a llegar al baño. Normalmente, estás cada dos por tres con ganas de ir al baño y una vez que llegas, no orinas mucho. Las pérdidas ocurren casi sin darte cuenta: por la noche, al beber agua o cuando oyes el sonido del agua correr.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia de orina?


La incontinencia es un síntoma que puede ser temporal, por una infección de orina o durante el embarazo; pero también puede estar presente en tu día a día de forma constante.

Algunas situaciones como el embarazo, el parto y la menopausia pueden ser el origen y favorecer la incontinencia,  debilitando tu suelo pélvico. Estas son las 2 principales causas de la incontinencia en la mujer.

1.Embarazo y parto: Hasta 4 de cada 10 mujeres pueden tener pérdidas de orina durante el embarazo. Esto se debe a la presión que ejerce el bebé sobre tu vejiga, la uretra y los músculos del suelo pélvico hacia abajo. Pero, tranquila que la mayoría de las veces desaparece a las 6 semanas del parto, cuando tus músculos se hayan recuperado.

2.En la menopausia , el nivel de estrógenos es más bajo y esto puede afectar a la vagina y a la uretra, que es la que controla la salida de la orina de la vejiga. 

Pero estas dos situaciones, aunque son las más importantes, no son las únicas:

-Sobrepeso. Si tienes sobrepeso puede ocurrir como en el embarazo, que tengas más presión en tu vejiga y debilitar los músculos del suelo pélvico con el tiempo.

-Estreñimiento. Los músculos del suelo pélvico deben trabajar con más esfuerzo. 

-Algunas enfermedades como la diabetes o cirugías sobre el útero que puedan dañar los nervios de tu vejiga.

¿Qué debo hacer para prevenir y mejorar la incontinencia de orina?


Lo primero es prevenirla, aunque no siempre se puede evitar. Algunas medidas sencillas y al alcance de tu mano pueden servir para tratar, o al menos mejorar la incontinencia urinaria.

De entrada, además de fortalecer tu suelo pélvico, puedes reducir el riesgo con estas medidas ( gineconsejo).

Si ya estas teniendo pérdidas de orina, debes ponerte en marcha con estas recomendaciones:

1.Los ejercicios de Kegel  pueden ayudarte para la incontinencia por esfuerzo, pero debes ser constante y aprender a hacerlos correctamente. Con ellos fortalecerás los músculos del suelo pélvico. Debes tener paciencia ya que pueden pasar 4 a 6 semanas antes de que notes mejoría. Además a cada persona le funcionan de manera diferente (suelen mejorar la frecuencia o intensidad pero en ocasiones no las evitan). 

Si tienes tus músculos del suelo pélvico tensos, los ejercicios de Kegel pueden causarte más problema (pregunta a tu médico o matrona).  

2.Entrena la vejiga. Te será útil, sobretodo si tienes una vejiga hiperactiva o incontinencia de urgencia. Fija unos tiempos para ir al baño y apúntalo en un diario. Aumenta gradualmente el tiempo entre cada visita (suma 15 minutos entre cada visita y orina aunque no tengas ganas).  De esta forma, tu vejiga aprende a retener más orina.

3.Baja de peso: Cuánto más peso, más presión tendrá tu vejiga.

4. Evita las bebidas con cafeína, carbonatadas (como las gaseosas) o el alcohol pueden pueden irritar o exigir más esfuerzo a la vejiga y empeorar la incontinencia urinaria.

5. Deja de fumar. Fumar puede empeorar muchos problemas de salud, incluida la incontinencia urinaria.

6. Evita el estreñimiento, come más fibra.

7. No reduzcas la cantidad de agua. Es necesaria y previene las infecciones de orina, pero evita beber antes de irte a las cama si tienes pérdidas nocturnas.

Puedes comprar compresas, ropa interior protectora e incluso tampones especiales para reducir las pérdidas (pregunta a tu farmaceútico).

¿Qué tratamientos hay para la incontinencia de orina? 


No tengas vergüenza de consultar este problema y ponte en manos de un profesional para hacer un buen diagnóstico. Dependiendo del tipo de incontinencia que tengas, te indicará el tratamiento adecuado para ti.

Puede ser un poco lento, pero no debes desesperarte porque las soluciones suelen requerir tiempo y constancia. 

Si tienes una incontinencia de esfuerzo:

1.Algunos medicamentos como los estrógenos locales en la menopausia, pueden ayudar a mejorar los tejidos de la uretra y la vagina. Una uretra más fuerte contribuye al control de la vejiga.

2.Pesario vaginal o a tampones desechables. Un pesario es un anillo de silicona o de plástico reutilizable que se coloca en la vagina y la empuja para sostener los músculos del suelo pélvico.  Existen unos tampones desechables, especiales para la incontinencia, que se venden en las farmacias; son prácticos para determinados momentos (si tienes tos o vas a realizar ejercicio) o en situaciones temporales como en el embarazo.

3.Inyección de una sustancia de colágeno para aumentar el volumen en los tejidos alrededor de la vejiga y en la uretra.

4.Cirugía. No te la recomiendo si piensas quedarte embarazada en el futuro. Es mejor que esperes porque, tanto el embarazo como el parto, pueden provocar incontinencia nuevamente.

4.Se están publicando resultados prometedores con el laser, especialmente cuando se asocia a atrofia vaginal (pregunta a tu médico).

Si tienes una incontinencia de urgencia:

Hay medicamentos que ayudan a relajar el músculo de la vejiga y aumentar la cantidad de orina que la vejiga puede soportar. Estos suelen producir estreñimiento y la sequedad de ojos y boca como efecto secundario.

Las inyecciones de bótox en la vejiga ayudan a relajar la vejiga y aumenta la cantidad su capacidad. 

Por último, se utilizan técnicas de estimulación nerviosa de la vejiga y  de biofeedback para aprendas a controlar los músculos de tu vejiga.

¡No más pérdidas de orina! Ponte en marcha para solucionar la incontinencia urinaria

No sé si con este artículo te he resuelto todas las dudas, espero que sí, pero si tienes alguna duda de tu caso en concreto, no dudes en contactar con nosotras (Enlace a consulta)

Ana Alfonso Sánchez-Sicilia

 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir en tu correo las últimas noticias y artículos sobre salud y mujer

 

The footer area here is fully widgetized, with widgets appearing in one, two, as well as three columns. Insert as many as you’d like, or none at all; it’s completely up to you.