Los 3 mejores consejos despues de la cirugía por un cáncer de mama

Los 3 mejores consejos despues de la cirugía por un cáncer de mama

Ya hemos hablado en otro artículo de los estudios que se realizan al diagnóstico de un cáncer de mama (enlace) y de los tipos de intervención que se pueden realizar (enlace). Nos quedaba pendiente hablar de los cuidados que debes realizar después de la cirugía.

Antes de nada, mucho ánimo, cada vez te va quedando menos para poder pasar página y volver a hacer tu vida normal. Ten paciencia y cuídate, verás como cuando quieras darte cuenta, ya estás a tope, igual que antes de la intervención.

Lo primero y más difícil que hay que cuidar, es tu estado de ánimo. Llegas a casa y después del stress de la cirugía y la emoción de irte de alta, muchas veces se te viene el mundo encima al pensar en lo que has pasado y, sobre todo, la incertidumbre de lo que va a pasar.

Me gustaría darte un consejo: ya te han operado, has llegado a casa y estás con tu familia, disfruta de esto y cuídate, o mejor aún, déjate cuidar. A veces nos cuesta delegar en los demás, tú has cuidado a tu familia mucho tiempo, ahora déjales que lo hagan ellos, estoy segura de que lo van a hacer encantados y a ti te va a venir muy bien.

Intenta hacer la vida más normal que te sea posible. Desde que te damos el alta, ya sea después de un ingreso, o de una cirugía ambulatoria, si no te decimos lo contrario, puedes salir a pasear y comer lo que te apetezca. Debería decirte que no tomes alcohol, pero una cervecita seguro que no te hace daño si te apetece.

Hay muchos tipos de cirugías, pero los cuidados básicos son más o menos los mismos, en general te diría que con sentido común, tú misma vas a saber que puedes y no puedes hacer.

Por norma general, puedes hacer todo lo que tú veas que no te hace daño y aunque cuando uno tiene una cicatriz tiende a inmovilizar la zona, en el caso de la cirugía de la mama es un error.  

La movilización precoz del brazo, sobre todo si te han realizado una linfadenectomía o una biopsia del ganglio centinela, son fundamentales para que te recuperes correctamente. No te preocupes si te han dejado un drenaje o por si se te saltan los puntos, no hagas movimientos bruscos pero procura mover el brazo, es muy importante.

Lo ideal es que empieces a hacer, de forma progresiva, ejercicios con ese brazo a las 24h de la cirugía. Si no lo haces, es más frecuente que aparezcan contracturas musculares que además van a hacer que tengas más dolor.

Intenta mantener el brazo del lado que te han operado, apoyado en algo que evite dejarlo caído, así evitarás que se te hinche. Si además te acuerdas de mover los dedos periódicamente aún mejor.

En este enlace te explican de forma muy descriptiva, qué ejercicios puedes realizar y cómo hacerlos:  (enlace)

¿Cómo debo cuidarme la herida?


Probablemente con una frase te resumiría lo más importante:

La herida debe estar limpia y seca, nada más. 

Habitualmente os decimos que podéis levantar el apósito a las 24-48h, pregúntale a tu médico antes del alta, pero si no te ha dicho lo contrario, hazlo a las 24h.

 A veces cuesta despegarlo, no tires fuerte, mójalo sin problema y poco a poco, con paciencia, retíralo sujetando la piel con la otra mano.

Para lavar la herida es suficiente agua y jabón de Ph neutro. No hace falta frotar la herida, pero si hay que tocarla, no te dé miedo, con suaves toques debes eliminar la sangre que se ha quedado pegada para evitar que se infecte.

Recuerda siempre secar la herida, al igual que para lavarla, hazlo con toques cuidadosos con una gasa o una toalla limpia, no la vas a perjudicar.

Cuando levantes el apósito, la herida puede quedarse al aire, que es como mejor está, o si te da miedo y no quieres verla, puedes poner otro apósito.

¿Cómo puedo saber si la herida está infectada?


Es muy importante que desde que te damos el alta te mires la herida a diario. Si tú no te atreves a mirarla, no te preocupes, a veces es necesario que pase un tiempo para que te acostumbres a los cambios de tu cuerpo, en ese caso, pídeselo a alguien, seguro que en breve estarás preparada para hacerlo tú sola.

Cuando mires la herida tienes que vigilar el color, al principio puede estar enrojecida o morada y pasar progresivamente por los mismos colores que cuando te das un golpe, hasta volver a su coloración normal. Si vieras que cada vez está más roja, consulta a tu ginecólogo.

Vigila también la temperatura de esa zona, al principio puede estar un poco más caliente, pero lo normal es que tenga la misma temperatura que el resto de la mama.

Y por último, el tamaño, si la mama empieza a aumentar, sobre todo si se acompaña de lo anterior, calor y enrojecimiento, debes acudir a urgencias para que lo valoremos.

Respecto al dolor, también es un signo que debes controlar, porque aunque el dolor es variable encada paciente y en cada intervención, en general la evolución del mismo debe ser la misma y cada día debe ser menor. Si en vez de mejorar, cada día te duele más, consulta con tu médico. 

¿Tengo que tener alguna precaución cuando la herida esté cicatrizada?


A partir del mes, más o menos, en la cicatriz de la mama no tendrás que hacer nada especial si todo ha ido dentro de lo normal. Ten precaución al principio, y protege la cicatriz del sol y mantén la piel bien hidratada, pero por lo demás, olvídate de ella.

Sin embargo, si te hemos operado de la axila, sobre todo si ha sido una linfadenectomía, tendrás que tener precaución con ese brazo, ya que es más frágil que antes de la intervención.

  • Puedes utilizar desodorantes, pero evita los que tengan alcohol, para que no te irriten la piel. 
  • Puedes rasurarte con maquinilla eléctrica o utilizar crema depilatoria en las axilas.
  • Evita ropa ajustada o tejidos sintéticos, ya que estos hacen que sudes más y te puede irritar la piel.
  • No lleves pulseras, anillos o relojes en ese brazo, para evitar heridas que se podrían infectar con más facilidad.
  • Ten la precaución de llevar el bolso y las cosas que pesen en el otro brazo.
  • Si te van a sacar sangre o tomar la tensión arterial, pide que te lo hagan en el otro brazo.
  • Utiliza guantes para las labores del hogar o de jardinería y ten cuidado con los cuchillos, tijeras o al coser.

Como verás es puro sentido común, cuídate y déjate cuidar, poco a poco empieza a hacer tu vida normal y dentro de muy poco, volverás a poder hacer todo lo que hacías antes. 

 Espero que es te artículo te haya ayudado si estás pasando por este proceso, de todas formas te invito a compartirlo si crees que alguna persona pudiera beneficiarse leyéndolo.

Por otro lado, te recuerdo que tenemos unas consultas online, donde hemos diseñado unos bonos, para que si te acaban de diagnosticar un cáncer de mama y necesitas resolver todos miedos y dudas, puedas contactar con nosotras siempre que lo necesites.  (enlace)

Dra. Carmen Sabadell

 

 

 

 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir en tu correo las últimas noticias y artículos sobre salud y mujer

 

The footer area here is fully widgetized, with widgets appearing in one, two, as well as three columns. Insert as many as you’d like, or none at all; it’s completely up to you.