Las 7 dudas más frecuentes en la cirugía del cáncer de mama

Las 7 dudas más frecuentes en la cirugía del cáncer de mama

 

Una de las preguntas que más nos hacéis en consulta, después del diagnóstico de un tumor maligno de mama es: ¿Cuál es el mejor tratamiento para el cáncer de mama? 

Lo siento, no hay una única respuesta a esta pregunta, porque el mejor tratamiento no es la mastectomía, ni la cirugía conservadora, ni el tratamiento hormonal o la radio o quimioterapia; el mejor tratamiento es el que está diseñado especialmente para tu caso concreto.

En el tratamiento del cáncer de mama, es como si hiciéramos un traje a medida.

Como vimos en otro artículo anterior (pincha aquí para leerlo), el cáncer de mama engloba muchos tumores distintos y es muy importante realizar un diagnóstico preciso, para poder ofrecer el mejor tratamiento en cada caso.

Para ello, es importante tener en cuenta muchas cosas, como la edad que tienes, el tamaño del tumor o de la mama, el tipo histológico, los marcadores inmunohistoquímicos y otras muchas cosas que veremos más adelante.

En general, casi todos los tumores de mama necesitan un tratamiento quirúrgico, ya sea de inicio o después de un tratamiento médico. Además algunos de ellos después de la cirugía, van a necesitar lo que llamamos un tratamiento adyuvante, es decir, un tratamiento que nos ayude a controlar la enfermedad o prevenir recaídas.

Dentro de los tratamientos adyuvantes tenemos la radioterapia que permite el control local de la enfermedad, es decir en la zona donde estaba el tumor.

Y por otro lado, los tratamientos que nos permiten controlar las células que han podido extenderse fuera de la mama. Para ello tenemos varias opciones dependiendo del tipo de tumor, los más conocidos son la quimioterapia, la hormonoterapia y los tratamientos con anticuerpos.

Hoy voy a hablar de las distintas opciones de cirugía que tenemos para el cáncer de mama, aunque te vuelvo a  insistir en que es muy importante que el tratamiento sea personalizado y ningún tratamiento es mejor que otro, depende de tu caso concreto.

¿Qué opciones de tratamiento hay?


La decisión de qué tratamiento va a recibir cada mujer se suele realizar en base a la opinión de los miembros de un comité multidisciplinar en el que participamos: ginecólogos, radiólogos, radioterapeutas, oncólogos, patólogos y cirujanos.

Teniendo en cuenta los resultados de las pruebas realizadas y la opinión de cada especialista, se diseñará un tratamiento específico para cada persona y cada tumor.

Ya hemos visto que el cáncer de mama se puede tratar con cirugía, tratamiento hormonal, quimioterapia, radioterapia y con anticuerpos. Pero lo más frecuente es que sea necesario utilizar una combinación de varios de estos tratamientos. 

A continuación  vamos a repasar los tipos de intervenciones quirúrgicas que realizamos en el cáncer de mama, e intentaré responder a las cosas que me preguntáis en consulta.  De todas formas, te recuerdo que tienes un enlace a las consultas, donde nos puedes preguntar tus dudas concretas. (enlace a consultas)

¿Qué cirugía es la mejor?


Como ya te he dicho, ninguna es mejor que otra. Va a depender de dónde esté el tumor, del tamaño del mismo, de la relación entre el tamaño de la lesión y la mama y de tu situación personal, entre otras muchas cosas.

Confía en tu ginecólogo, siempre te va a ofrecer lo mejor para ti y quizás lo que ha sido bueno para tu amiga, no es lo mejor para ti.

En la cirugía de los tumores malignos de mama hay que diferenciar la intervención que realizamos en la propia mama, para extirpar el tumor y la que realizamos en la axila, que también es fundamental en el tratamiento del cáncer mama.

Cirugía de la mama.

Como veremos más adelante, siempre que se puede, realizaremos una cirugía conservadora, que es aquella en la que se quita el tumor y se respeta el resto de la mama. Sin embargo, en ocasiones nos vemos obligados a extirpar la mama en su totalidad, que es lo que llamamos mastectomía.

Habitualmente ambas, se realizan con anestesia general y, en muchos de los casos de cirugía conservadora será de forma ambulatoria, es decir, no te quedarás ingresada y tampoco será necesario que ingreses el día antes.

Cuando la lesión no se palpa, es necesario marcarla, esto se puede realizar el mismo día o la tarde anterior, tranquila porque te lo diremos cuando te expliquemos en qué consiste la cirugía.

Para explicarte todo esto, tendrás una consulta antes de operarte, donde te explicaremos la intervención, los riesgos y posibles complicaciones y como en cualquier cirugía, tendrás que firmar un consentimiento.

En este momento debes preguntarnos todas las dudas que tengas, no te quedes con preguntas, porque aunque te parezca una tontería, seguro que no lo es, recuerda que estamos encantados de resolverlas.

En general no es necesario ninguna preparación para esta cirugía, excepto las ayunas desde la noche anterior. Si fuera necesario alguna precaución, como por ejemplo si estás tomando algún tratamiento o tienes alguna enfermedad, te lo diríamos antes de la cirugía.

 Cirugía de la axila.

En prácticamente todos los casos de cáncer de mama hay que analizar, y si están afectados tratar, los ganglios de la axila. ¿Pero cómo se hace?  

Lo habitual es que dentro de las pruebas diagnósticas de los tumores malignos de mama, te hagamos una ecografía axilar para ver el estado de estos ganglios linfáticos.

Si en la ecografía de la axila, no hay signos de que estén afectados, habrá que confirmarlo estudiando el primer ganglio que estaría afectado si se hubiera extendido el tumor a la axila; este ganglio se denomina ganglio centinela.

Para estudiarlo se hace mediante la Biopsia selectiva del ganglio centinela. Esta técnica se realiza en quirófano, habitualmente con anestesia general y se puede realizar el mismo día que se extirpa el tumor, o a veces se hace antes de la cirugía definitiva de la mama.

Para analizarlo se inyecta un contraste o un colorante en la areola o en el tumor, de forma que migrará a la axila y nos permitirá identificar y quitar ese primer ganglio que estaría afectado en caso de que el cáncer se hubiera extendido fuera de la mama.

Este ganglio lo analizará el patólogo y si estuviera afectado, sería necesario extirpar el resto de los ganglios de la axila, es decir habría que realizar una linfadenectomía

Si por el contrario, en la ecografía axilar sí hay signos que sugieran que los ganglios axilares están afectados, habrá que hacer una biopsia para confirmarlo.

Esto se hace forma ambulatoria y lo suele hacer el ecografista, sin anestesia o con un poco de anestesia local, ya que es una prueba muy bien tolerada.

Si se confirma que los ganglios axilares están afectados,  cuando te operemos de la mama, te quitaremos todos los ganglios de la axila, es decir te haremos una linfadenectomía axilar.

 ¿Con un cáncer de mama, siempre hay que quitar la mama?


Para nada, dentro de los tratamientos del cáncer de mama hay muchas opciones y no siempre es necesario hacer una mastectomía, es más, siempre que se puede, intentamos respetar la mama y hacer una cirugía conservadora.

Respecto a los tipos de tratamiento quirúrgicos para los tumores de mama, tenemos:

Cirugía conservadora.

Se trata de resecar la zona afectada, con un margen de seguridad, es decir, asegurándonos de que extirpamos todo el tumor y de que éste está rodeado de tejido sano, pero sin quitar toda la mama.

La mayor parte de estas intervenciones, se hacen marcando la zona que hay que extirpar, ya que de esta forma, nos aseguramos de que quitamos todo el tumor.

La forma de marcarlo suele ser con un arpón (una especie de alambre que se introduce en la piel y nos indica donde está el cáncer), o con un ROLL (un contraste que se inyecta en el tumor y mediante  técnicas de medicina nuclear,  se detecta en quirófano y también nos permite identificar la zona afectada).

Habitualmente antes de despertarte, enviamos el tejido que hemos extirpado a radiología, para que nos confirmen que toda la lesión, está quitada.

Aquí me gustaría insistir en una cosa importante, aunque el radiólogo informe de que todo el tumor se ha resecado, el informe definitivo no lo tendremos hasta que lo estudia el patólogo con el microscopio.

Eso quiere decir,  que a veces, cuando tenemos el estudio completo de la pieza, nos informan de que el tumor está cerca del borde quirúrgico o incluso en el mismo borde. En estos casos, será necesario volver a operarte, para quitar esa zona donde puede quedar tumor y asegurarnos de que todo el tejido alrededor del tumor está sano.

En general, cuando se hace cirugía conservadora y no se acompaña de linfadenectomía, no te quedas ingresada y una vez que vemos que te has recuperado de la anestesia y te encuentras bien, te podrás ir a casa.

Hoy no voy a hablar de los cuidados postoperatorios porque sería un artículo demasiado largo, pero lo hablaremos otro día.

Cirugía oncoplástica.

Este tipo de intervención, se reserva para casos muy concretos en los que el tamaño del tumor, no permitiría una cirugía conservadora con un buen resultado estético.

Con la cirugía oncoplástica, se une la cirugía necesaria para tratar tu cáncer y técnicas de cirugía plástica, en las que en tumores grandes, en los que hay que extirpar una zona amplia, para que lo entiendas, se recoloca el tejido de alrededor, para que se note menos el defecto.

De esta forma, se consigue resecar una lesión más grande, con mejor resultado que en la cirugía conservadora normal.

¿En qué consiste una mastectomía?


Esta cirugía es aquella en la que nos vemos obligados a extirpar la mama en su totalidad. Hoy en día, en los casos en los que es posible, se ofrece la posibilidad de una reconstrucción inmediata, es decir, al despertarte de la cirugía, vas a tener ya la mama reconstruida. 

Si por el motivo que sea, no fuera posible realizar una reconstrucción inmediata, no te preocupes, normalmente no hay problema para hacerla cuando acabes con los tratamientos. Ahora lo importante es curarte con la técnica más apropiada en tu caso.

¿Es perjudicial hacerse una reconstrucción mamaria?


En general, casi siempre que se realiza una mastectomía, se puede realizar una reconstrucción mamaria, esta no va a influir negativamente en el pronóstico de tu enfermedad, ni va a retrasar el tratamiento con radio o quimioterapia.

Es más, te diría que si es posible, es mejor la reconstrucción inmediata que la diferida, ya que el hecho de despertarte de la anestesia con una mama como la que tenías previamente, ayuda mucho psicológicamente.

Es verdad que en el caso de que sea necesario recibir radioterapia, la reconstrucción con prótesis no es la más recomendable, e incluso te podemos recomendar esperar y hacerlo en un segundo tiempo.

De todas formas, el tipo y el momento de reconstruir tu mama, se debe valorar en cada caso concreto y como siempre, después de conocer los riesgos y beneficios, tú tendrás la última palabra. Eso sí, confía en nosotros y déjate asesorar.

Hay varias técnicas de reconstrucción mamaria, ya sea inmediata o diferida, es decir, la que se realiza en un segundo tiempo. Ambas se pueden realizar  con prótesis o con tejidos propios.

Reconstrucción de pecho con tejidos propios o autólogos.

Es la que emplea tejidos tuyos, en vez de una prótesis que sustituya tu mama. Normalmente el resultado estético es muy bueno, ya que a la palpación y visualmente quedan muy naturales.

Para este tipo de reconstrucción, se puede emplear tejido de la parte baja del abdomen, tejido de la espalda o de los glúteos.  Estas intervenciones las realizan habitualmente los cirujanos plásticos y es necesario utilizar técnicas de microcirugía que permitan reconstruir pequeñas arterias y venas.

Son cirugías bastante largas (entre 3 y 8 horas según la técnica empleada) y que requieren un ingreso hospitalario prolongado, pero créeme, merece la pena porque el resultado estético es muy bueno.

Reconstrucción de mama con implantes.

El otro tipo de reconstrucción de mama es la que utiliza implantes (las prótesis de toda la vida) en vez de tejido propio. El resultado estético no es tan bueno, pero son intervenciones quirúrgicas más sencillas y duran menos tiempo.

Se pueden colocar directamente las prótesis, que como ya sabes, son una especie de cápsula de silicona que puede contener gel de silicona o suero fisiológico y que se introducen por debajo del músculo pectoral.

En general no es preciso cambiar esta prótesis con el paso del tiempo, a no ser que se produzcan complicaciones de las mismas.

Hay veces que no es posible colocar directamente una prótesis, porque para quitar completamente el tumor, no sea posible dejar suficiente cantidad de piel. En estos casos puede ser necesario recurrir a la colocación de un expansor en una primera intervención  y en  una segunda intervención quirúrgica se retira el expansor y se coloca la prótesis definitiva.

La ventaja del expansor es que se va introduciendo líquido de forma progresiva, con lo que la piel va dando de sí, hasta que se consigue un espacio suficiente para que se pueda poner la prótesis definitiva.

Antes de pasar a otro tema, quiero avisarte de una cosa, estas intervenciones, sea con tejido autólogo o prótesis, tienen un postoperatorio más largo y doloroso, aunque vuelvo a decirte que merece la pena, son unos días fastidiada, pero luego te vas alegrar del resultado.

¿Cómo se reconstruye el pezón?


La reconstrucción de areola y pezón no se suele hacer en la misma intervención que la reconstrucción mamaria.  Es una técnica sencilla y rápida y normalmente no necesita anestesia general, ya que se suele hacer con anestesia local.

Se suele utilizar un injerto (coger piel de otro sitio) de la zona de la ingle, porque es el que más se parece al tejido de la areola.

Otra opción mucho más sencilla, es el tatuaje que imita una areola y pezón. Esta técnica tiene el pequeño inconveniente de que hay que retocarlo periódicamente, porque va perdiendo coloración con el tiempo, pero en general tiene un resultado estético muy bueno

¿Qué pasa con la otra mama?


Es verdad que cuando se reconstruye la mama que se ha extirpado, se estudia también la otra mama, ya que hay que intentar que sean simétricas. Depende del tipo de mama, a veces es necesario poner una prótesis si la mama es pequeña o reducirla si es más grande o incluso una elevación de la mama si está muy caída. A esto se le llama simetrización de la mama contralateral.

Espero que es te artículo te haya ayudado si estás pasando por este proceso y tenías dudas respecto al tratamiento que vas a recibir. 

Te animo a compartirlo, si crees que alguna persona conocida, pudiera beneficiarse leyéndolo.

Por otro lado, te recuerdo que tenemos unas consultas online, donde hemos diseñado una fórmula, para que si te acaban de diagnosticar un cáncer de mama y necesitas resolver tus miedos y dudas, puedas contactar con nosotras siempre que lo necesites.  No te quedes con dudas y contacta con nosotras. (enlace a consultas)

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir en tu correo las últimas noticias y artículos sobre salud y mujer

 

The footer area here is fully widgetized, with widgets appearing in one, two, as well as three columns. Insert as many as you’d like, or none at all; it’s completely up to you.