Las 10 pruebas para asegurarte un embarazo saludable

Las 10 pruebas para asegurarte un embarazo saludable

Descubre las 10 pruebas para asegurarte un embarazo saludable 


El embarazo es para ti como una prueba de esfuerzo y tu cuerpo tiene  que ir adaptándose y cambiando para que se desarrolle el bebé y vaya creciendo dentro de ti.A la vez preparándose para alimentarle cuando nazca.

Hoy voy a contarte las pruebas que se realizan en el embarazo para asegurarte que se está desarrollando correctamente desde el inicio.

Existen diferentes pruebas, algunas rutinarias y otras más específicas. Estas últimas se te van a ofrecer de forma personalizada en función de muchos factores como tu edad, tus antecedentes familiares y personales, así como de los hallazgos que aparezcan a lo largo de tu embarazo . De esta forma vas a poder estar tranquila y disfrutar de este momento.

Cada una de estas pruebas van dirigidas a  asegurar tu salud y la de tu hijo.

Acompáñame y te explicaré para qué sirve cada una y cuándo realizarla.

1.Visitas prenatales
2.Análisis de sangre y orina 
3.Pruebas de diagnóstico prenatal 
4.Ecografía del primer trimestre 
5.Ecografía del segundo trimestre
6.Medición del flujo de arterias uterinas
7.Medición de la longitud del cuello uterino
8.Ecografía del tercer trimestre 
9.Cultivo vaginal
10.Monitorización fetal anteparto

Visitas prenatales


En la primera visita al ginecólogo hay que comprobar tu estado de salud , hacerte  una historia clínica dirigida a valorar tus riesgos y los de tu bebé. Esto va a permitir programar tu embarazo previniendo y adelantándonos a las complicaciones que puedan aparecer.

En cada visita se te realizará de forma rutinaria un control de peso y de  tensión arterial, así como una valoración del  crecimiento del niño, que lo podemos hacer midiendo la altura de tu tripa. También se comprueba el latido de tu hijo a partir del segundo trimestre de embarazo.

Buscamos signos de retención de líquidos en tus piernas , cara o manos.

El incremento de peso recomendado va a depender de tu peso inicial, lo que conocemos como Índice de Masa Corporal ó IMC  que se calcula con tu peso y altura. Te recomiendo que tengas en cuenta tus semanas de embarazo para ver si es correcto. Hay que vigilar que ese aumento se produzca de manera correcta.

Recuerda, !Cuida tu alimentación y haz ejercicio regular !

 

El control de tensión arterial es fundamental para detectar algunas complicaciones como la hipertensión en el embarazo o  preeclampsia (subida brusca de tensión en los últimos meses del embarazo), que puede suponer un riesgo tanto a ti  como para tu hijo.

 

Análisis de sangre y orina


Te realizarán al menos  una vez  en cada trimestre tanto de sangre como de orina.

Mediante los análisis de orina podemos ver la presencia y cantidad de glucosa, proteínas o de infecciones.

Los  análisis de sangre tendrán diferentes objetivos dependiendo del trimestre en el que te encuentres: 

La primera analítica  en sangre se debe realizar entre la  semana 10-13 desde tu última regla y es probablemente la más completa de las tres. 

Pero ¿Qué vamos buscando en este primer análisis?   En este análisis vamos a determinar tu grupo sanguíneo y Rh,  así como si tienes anticuerpos frente al Rh, la hemoglobina como marcador de  anemia y falta de hierro , la glucosa , las hormonas del tiroides (necesarias para el crecimiento y desarrollo de tu hijo) y determinar el riesgo de  las infecciones que pueden ser peligrosas durante el embarazo como la hepatitis vírica, la rubeola, el  VIH y otras como la sífilis y la toxoplasmosis.

Este es el momento para realizar las pruebas destinadas descartar alteraciones genéticas de tu bebé,  como es el screening de síndrome de Down y otras alteraciones (enlace artículo). La medición de unas  hormonas producidas por la placenta conjuntamente con la ecografía de 12 semanas son los  necesarios  para determinar  este riesgo.

En el segundo trimestre la prueba más importante es el test O´Sullivan que es una prueba en sangre para  determinar  si  tienes riesgo de  desarrollar  diabetes  durante el  embarazo. Se suele realizar entre  la  24-26 semanas y es muy sencilla . Consiste en beber un  jarabe con  50 gramos de glucosa y una hora después se estudia la cantidad de azúcar en tu sangre. Si esta alterada deberás hacerte nuevas pruebas que confirmen o desmientan la diabetes gestacional.

En ocasiones te vamos a pedir esta prueba  antes de  la semana 24 o incluso en el tercer trimestre ,  cuando  tengas  más riesgo de tener  diabetes  por  tu peso o por  tu historia médica.

Ya estamos en el tercer trimestre  y  debemos  asegurar que no  tienes anemia , que tu coagulación esta  bien  y  que no  hay riesgo de  infecciones  de cara la parto. Si decides poner analgesia epidural será muy importante comprobar que  no  tienes problemas de  coagulación  y  un nivel adecuado de plaquetas.

Pruebas de diagnóstico prenatal


Una de las formas de asegurarte que tendrás un niño sano es mediante las pruebas de diagnóstico prenatal.

La más  generalizada es el screening de cromosomopatías o del  primer trimestre  y permiten detectar el riesgo de  anomalías cromosómicas que  afectan sólo a un 5 % de los recién nacidos.

¿Qué otras pruebas puedo detectar este riesgo?  El test prenatal no invasivo o NPIT es una de las pruebas más seguras para detectar posibles anomalías cromosómicas en el bebé. Para realizarla, sólo es necesario extraer una pequeña muestra de sangre de tu sangre a partir de la  semana 10 de embarazo . Mediante esta técnica se  busca material genético de tu bebé que circula por tu sangre  sin poner en riesgo tu salud ni la de tu bebé.

En caso de ser positivas alguna de las anteriores pruebas, hay que ofrecerte pruebas que descarten o confirmen estas alteraciones genéticas.

Se trata de pruebas  invasivas  como  la biopsia de corion ,que  coge una muestra  de  tu placenta entre  la  11-13 semanas  de embarazo  o  la amniocentesis, a partir  de la 15-16 semanas, que consiste en la extracción de una muestra del líquido amniótico a través de una aguja en tu abdomen,  . Estas pruebas pueden suponer un  riesgo entre 0,2 -1%  de aborto y por eso se reservan sólo para los casos indicados.

Es importante que conozcas todas las opciones y en qué consiste cada una para poder tomar decisiones, siempre asesorada y  apoyada por un profesional.

Ecografía del 1º trimestre 


La ecografía no tiene riesgos para tu hijo. Se suele realizar por vía abdominal pero en algunos casos es necesario hacerla por vía vaginal. 

Es una de las más importantes del embarazo y se te va a realizar entre las 11 y las 13 semanas de embarazo. ¿que vemos con esta prueba?

1) Ponemos fecha al embarazo o datarlo:

Para eso se mide la longitud del embrión desde cabeza a nalga que es lo que se llama Longitud cráneo caudal o LCN. Permite ver cuándo te has quedado embarazada con más exactitud, aunque con un margen de casi una semana.
2) Realizamos un estudio anatómico de tu hijo, dentro de las limitaciones de la edad del embarazo.
3) Estudiamos los marcadores para calcular tu riesgo de cromosomopatía: El marcador más potente es la traslucencia nucal (TN) que es un espacio situado en la parte posterior de la cabeza de tu hijo y que en los síndromes de Down tienden a tenerlo aumentado. Disponemos de otros marcadores, como el ductus venoso (vaso sanguíneo que llega al corazón del feto) o la presencia de hueso nasal o de regurgitación en una de las vávulas del corazón (regurgitación tricuspídea) que pueden ser integrados en la valoración de tu riesgo.

 

¡Es la primera “gran foto” de tu bebé!

 

4) El estudio Doppler permite medir la sangre a través de las arterias uterinas. Estos vasos son las que envían tu sangre hasta la placenta. En caso de que haya una mayor resistencia a este paso, nos alerta de tu riesgo de complicaciones del embarazo, como la preeclampsia o el retraso de crecimiento de tu hijo. En este momento vamos a poder prevenirla y adelantarnos a estos problemas.

Ecografía del 2º trimestre o ecografía morfológica


Es una prueba diagnóstica clave durante tu embarazo.

Se realiza alrededor de la semana 20 del embarazo y el objetivo principal es valorar todos las estructuras y anatomía de tu hijo, aunque no es la única. Estos son sus objetivos:
1.Ver crecimiento y hacer estudio de la anatomía del bebé ayudando a detectar posibles problemas en su desarrollo. Permite descartar malformaciones y detectar señales o marcadores de alarma, tanto de enfermedades como de alteraciones genéticas o infecciosas que ponen en marcha otros estudios más específicos.

2.Valorar tu riesgo de que tengas un parto prematuro. Esta prueba se ha incorporado hace pocos años y consiste en medir la longitud del cuello de tu útero como marcador de riesgo de parto prematuro.
3.Valorar el Doppler de las arterias uterinas como marcador de tu riesgo de preeclampsia o de retraso de crecimiento de tu bebé. Con esta prueba podemos valorar si se está produciendo adecuadamente la placentación en el segundo trimestre. Si este proceso está alterado puedes tener más riesgo de complicaciones relacionadas con la tensión arterial y nos obliga a vigilarte más frecuentemente.

Screening de preeclampsia


Desde primer trimestre se te puede realizar un cálculo de riesgo de que tengas una preeclampia , apoyados por tus antecedentes, por el estudio Doppler de las arterias uterinas en la ecografía de la semana 12 y por unas pruebas de laboratorio que miden unas sustancias que produce la placenta como el PIGF (factor de crecimiento placentario) y PAPP-A (proteína A plasmática asociada al embarazo). Esta última es la misma que utilizamos para el screening de síndrome de Down.
Si tu riesgo es alto vamos a poder tomar las medidas para prevenirla y adelantarnos a estos problemas.
A partir del segundo trimestre, podemos calcular tu riesgo con el Doppler de las arterias uterinas. Son las encargadas de enviar tu sangre hasta la placenta y a tu bebé. Mediante la ecografía Doppler se puede medir como pasa la sangre en cualquier trimestre y saber si este proceso está ocurriendo de forma normal.
En el caso que el flujo a través de ellas este reducido para lo esperable esa semana de gestación tienes un poco más de riesgo que tu bebé no crezca bien o de que te suba la suba la tensión y hagas una preeclampsia. Por lo tanto, habrá que controlar un poco más tu embarazo, vigilando el crecimiento de tu bebé y tu tensión arterial.
Pero insistirte en que esto sólo es un marcador de riesgo, no implica que vayas a tener este problema.

Medición del cérvix uterino por ecografía


Se puede valorar tu riesgo del parto prematuro mediante una ecografía vaginal, midiendo el cuello del útero en la ecografía del segundo trimestre o de las 20 semanas.
Si tu cuello del útero está acortado debes de tomar algunas medidas para disminuir este riesgo.
Te aconsejo que lleves una vida relajada los esfuerzos y valorar una baja laboral. Debes saber que disponemos de algunas estrategias para disminuir tu riesgo.
Es aconsejable descartar infecciones en tu vagina que puedan favorecer este acortamiento e incrementar tu riesgo. Como medidas de tratamiento disponemos de fármacos que pueden prolongar tu embarazo, de dispositivos como el pesario cervical y de la realización de un cerclaje en el cuello del útero que pueden estar indicados en tu caso.

Ecografía del 3º trimestre


En este momento del embarazo me interesa valorar el crecimiento de tu hijo. Es verdad que midiendo la altura de útero puedo valorar este crecimiento pero lo más recomendado es realizar un exploración ecográfica. Se debe realizar entre la 32 y 36 semanas.

¿Qué podemos saber de tu embarazo ?

1.Crecimiento adecuado de tu hijo. En este punto creo que merece la pena que nos paremos un momento. Cada uno de nosotros tenemos una curva de crecimiento y partimos de una constitución “heredada” de nuestros padres. Frecuentemente me encuentro con madres angustiadas porque su hijo no crece o porque es demasiado grande….
Debes valorar si tu hijo va creciendo en su curva de crecimiento, es lo que conocemos como percentiles. Tanto si el crecimiento está por encima como por debajo, debes saber que si las anteriores pruebas están bien y no tienes ninguna enfermedad previa ni del embarazo, lo más probable es que sea un niño sano.
Tienes que tener en cuenta que la ecografía no es una báscula y que tenemos una margen de error del 10 %. Tanto si es grande o pequeño creo que se deben valorar algunas pruebas complementarias , valorar líquido amniótico y placenta.
2. El estudio anatómico es más complicado pero es recomendable realizar un repaso, especialmente de los problemas que pueden ponerse de manifiesto más tardíamente o aparecer en este momento.
3. Estudio Doppler:
Con la ecografía Doppler lo que se pretende es ver si el corazón del bebé funciona de manera correcta y ver si el flujo sanguíneo que le llega al bebé es correcto. Es una de las pruebas complementarias más importante en caso de retraso del crecimiento porque nos permite valorar cómo se encuentra tu hijo y el margen de seguridad para hacerle los controles de seguimiento.

Cultivo vaginal del tercer trimestre


Se realiza entre las semanas 36 y 38 y la encargada de hacerlo es tu matrona. El objetivo es detectar un germen, el Streptococcus agalactiae, un estreptococo del grupo B, que está presente en algunas de las embarazadas, y que no presenta síntomas especiales pero puede ocasionar problemas importantes si tu bebé se infecta en el momento del parto.

El cultivo vaginal se te debe realizar antes del parto, es una prueba muy sencilla que solo requiere una muestra rectal y vaginal rutinaria.
En caso de que el cultivo vaginal te dé positivo, será necesario tratarte con antibiótico cuando comiences el parto o rompas las bolsa de líquido amniótico para evitar infecciones en el recién nacido.

 

La monitorización fetal prenatal


Esta prueba permite valorar el bienestar de tu hijo. En condiciones normales se debe realizar a entre la 40 y 41 semanas del embarazo, que es el momento en el que empieza
Se utilizan unos electrodos y un sensor de las contracciones a través de tu vientre que monitoriza tus contracciones y los latidos de tu hijo y permite detectar los niños de riesgo. En algunos casos nos obliga a realizar otras pruebas como una ecografía Doppler o incluso a tomar decisiones respecto a la finalización de tu embarazo.
La monitorización fetal es una prueba no dolorosa y no invasiva. Dura unos veinte minutos . Te recomiendo que vayas con calma y que tomes alguna comida o bebida dulce antes de la monitorización fetal para activar los movimientos del niño y así poder valorarlo mejor.
Ya conoces las principales pruebas que se realizan durante el embarazo, que permiten el control de tu salud y la de tu bebé. Es importante que realices todas las visitas que te recomienda tu especialista, para poder comprobar que todo está en orden y bajo control.

Pero ,la prueba más bonita es el momento del parto.
¡Enhorabuena!
Recuerda, la mayor parte de los embarazos van bien.

Espero que este artículo te haya sido útil y te resuelva todas las dudas que pudieras tener, pero ya sabes que si tienes alguna otra puedes contactar con nosotras a través de este enlace. (enlace a consulta)

Ana Alfonso Sánchez-Sicilia

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir en tu correo las últimas noticias y artículos sobre salud y mujer

 

The footer area here is fully widgetized, with widgets appearing in one, two, as well as three columns. Insert as many as you’d like, or none at all; it’s completely up to you.